Pueblos Indígenas
  • Igual que sucede con otros países centroamericanos, El Salvador ha sido una tierra habitada por distintas etnias indígenas antes de la llegada de los españoles. Algunas de éstas perviven hoy en día, conservando su cultura, tradiciones y hábitos tal y como lo hicieron sus antepasados. Entre estos grupos destacan los Pipiles, una población de origen náhuat que ocupó el centro y oeste del país, y los Lencas, que poblaron la zona.

Los Pipiles

Los Pipiles, provenientes de México, se instalaron en El Salvador en torno al siglo X. Su sociedad estaba dividida en clases y utilizaban el cacao como moneda de cambio. Uno de sus cultivos más importantes era el añil, cuyo tinte se convirtió en la fuente de ingresos principal en la época colonial. Se encuentran en el centro y occidente del país, en los departamentos de Chalatenango, Santa Ana, Ahuachapán y Sonsonate.

Actualmente, el pueblo Lenca cuenta con 37.000 lugareños y se lucha por preservar sus tradiciones ancestrales. El sitio arqueológico de Quelepa está considerado como una de las principales ciudades de esta cultura. Es curioso que la moneda actual de El Salvador, la Lempira, lleve el nombre de uno de los Lencas más ilustres y es que Lempira organizó una guerra de resistencia contra los españoles durante 12 años. Se encuentran al noreste y este del país, en los departamentos de Cabañas, Morazán, La Unión y San Miguel.
 

La ruta de las flores

Es una manera de conocer a fondo las distintas etnias que conforman la población salvadoreña. Recorre pueblos y villas con encanto del suroeste del país donde conocer y disfrutar de su cultura, como la gastronomía típica, su artesanía, música o bailes.

 

¡Las vistas de las que disfrutarás en esta visita son espectaculares, gracias a la fertilidad de sus tierras que también le dan su nombre a este recorrido!

  •  
  • Nahuizalco: es uno de los núcleos indígenas más antiguos de El Salvador. Disfruta de su mercado nocturno, donde podrás adquirir artesanía de mimbre en sus puestos iluminados solo por velas. Aquí todavía podrás apreciar cómo continúa viva las tradiciones de los mayas.
  •  
  • Salcoatitán: en este pequeño pueblo cafetero no puedes perderte la iglesia colonial de principios del XIX. Los fines de semana podrás probar los platos más típicos de la zona en su festival gastronómico.
  •  
  • Juayúa: además de disfrutar de su belleza natural, puedes recorrer la ciudad en un tour a caballo y conocer la verdadera joya escultural de este pueblo: Nuestro Señor de Juayúa, de finales del XVI.
  •  
  • Apaneca: en este pueblo tendrás la oportunidad única de conocer las famosas plantaciones de café salvadoreñas. No te pierdas el sitio arqueológico de Santa Leticia, con 2.600 años de antigüedad. Y si para terminar la jornada quieres disfrutar de la naturaleza, no dudes en visitar la laguna de las Ninfas con su precioso color azulado.
  •  
  • Concepción de Ataco: su nombre significa “lugar de elevados manantiales”, así  que te recomendamos que conozcas las piscinas de Atzumpa, un balneario natural con piscinas de agua cristalina. Desde la Cruz del Cielito Lindo y la Cruz del Chico Mirador, obtendrás las mejores panorámicas de Ataco y sus alrededores.
  •  
  • Combínalo con una ruta para ascender a algún volcán o con alguna playa donde practicar surf.
Ruta de la Paz

Otra de las rutas que te proponemos es la ruta de la paz por el noroeste del país, en la que conocer la historia contemporánea de El Salvador y sus raíces culturales repletas de tradiciones indígenas, aún hoy arraigadas en la vida cotidiana de pueblos pequeños y pintorescos. Aire puro, aguas cristalinas y pinares serenos te esperan en El Salvador.

  •  
  • Perquín: esta población, fundada por los Lencas, está rodeada de verdes pinares. Te recomendamos visitar el Museo de la Revolución, la Quebrada de Perquín y Villa del Rosario.
  •  
  • Arambala: para disfrutar de su naturaleza, visita el Llano del Muerto, el Cerro Picón y el río Sapo.
  •  
  • Cacaopera: en este pueblo de arraigadas tradiciones destaca su iglesia colonial, de mediados del siglo XVII, situada en su centro histórico. También puedes visitar la Cueva de Koquinca y el Museo Winakirika.

 

Corinto: visita las Grutas del Espíritu Santo, donde se conserva la principal muestra de arte rupestre del país, con pinturas y petrograbados de más de 10.000 años de antigüedad.

Ruta artesanal

Si te gusta viajar teniendo un contacto directo con la población local, te recomendamos que no te pierdas esta ruta: la ruta artesanal, la cual te permitirá impregnarte de toda la creatividad, el colorido y la habilidad de los artesanos de El Salvador.

 

  • Ilobasco: en este lugar pintoresco podrás disfrutar de la cerámica típica del pueblo. Fíjate bien en sus miniaturas elaboradas con mucho mimo en un proceso minucioso y delicado.
  •  
  • Suchitoto: a orillas del lago Suchitlán, esta bella ciudad colonial es conocida como la capital cultural del país.
  •  
  • San Sebastián: envuélvete en sus delicados textiles elaborados con telares tradicionales de pedal o concha, de herencia española.
  •  
  • Cihuatán: en este sitio arqueológico prehispánico podrás visitar su gran centro ceremonial con 2 campos de juego de pelota, además de La Gloria, su pirámide principal.
  •  
  • Colima: puedes recorrer esta antigua hacienda de cultivo de caña de azúcar en compañía de los guardabosques.
  •  
  • La Palma: las cerámicas decorativas típicas de este lugar están inspiradas por el pintor Fernando Llort, quien hace más de 30 años inculcó a los artesanos su arte “naïf”.
  •  
  • San Ignacio: esta villa está especializada en la producción de artículos en madera.
  •  
  • El Pital: si lo tuyo es el ecoturismo, podrás disfrutar de la naturaleza en este bosque húmedo donde también puedes acampar.
  •  
  • Las Pilas: podrás adquirir los mejores productos orgánicos de la zona en su mercado de Los Planes.
  •  
  • Miramundo: descansa en este cerro de hermosos paisajes y clima fresco.
  •  
  • Citala: en esta villa no puedes dejar de visitar su iglesia colonial construida  a finales del XVII.

 

Iglesia del Pilar: todo un ejemplo de arquitectura colonial. De estilo neoclásico y construida entre los siglos XVII y XVIII, alberga importantes imágenes.

photo